Uno no deja de jugar porque envejece sino que envejece por que deja de jugar.